¿Qué ciudad queremos?

1.      Queremos una ciudad limpia, con veredas despejadas, adaptadas para que los peatones puedan caminar, encontrarse, hablar, interactuar. Queremos que de las veredas desaparezcan los accesos a los subterráneos, los kioscos de diarios, los puestos de flores, las ventilaciones cloacales. los pares telefónicos y cualquier otro objeto perteneciente a empresas de servicios o privados que usurpen el espacio peatonal; debiendo disponerse dentro de los límites parcelarios delimitados por las líneas municipales.

2.      Queremos el espacio aéreo de la ciudad despejado. Queremos recuperar los frentes de los edificios con su arquitectura original y no verlos convertidos en soportes publicitarios. Queremos erradicar las marquesinas de los comercios, tipificando de acuerdo con los interesados, por comuna, los perfiles aceptables para el equilibrado reconocimiento del comercio. Queremos circunscribir la publicidad a las pancartas oficiales a nivel peatonal, en un máximo de dos por cuadra. Queremos que todo cartel sobre terrazas, sobre edificios, en columna sobre vereda, sobre rutas o autopistas sea desmontado en un proceso de dos años monitoreado por cada comuna. Durante el mes previo a los actos electorales, se permitirán en ligares designados específicamente, la colocación de pancartas o biombos removibles por tiempos determinados. Todo cableado de cualquier naturaleza, será ubicado en canales apropiados, bajo piso o contra fachadas en canaletas cubiertas.

3.      Queremos una ciudad forestada. Queremos que en cada cuadra de la ciudad haya por lo menos 3 árboles por vereda, lo que hace un total de 6 árboles por cuadra, preferentemente acompañando a las paradas de transporte y complementado con bancos de descanso. En los lugares dónde no existan comercios se podrá forestar más, dependiendo en cada caso de las especies elegidas, tema que será decidido por los vecinos de cada comuna. Queremos que cada 300m se habilite una plaza barrial, a razón de 0,5m2 por habitante, cada.500m una ínter barrial a razón de 1m2 por habitante y a no más de 30 minutos de viaje, la habilitación de un parque zonal, a razón de 2,5m2/ 4m2 por habitante, con disponibilidades para deportes mínimos: básquet, bochas y picados cercados con juegos para chicos y retreta para conjuntos musicales. Queremos una ciudad que sobrepase el mínimo de 10m2 de espacio verde por habitante.

4.      Queremos una ciudad consolidada, estando vedada la modificación de las tipologías, los factores de uso del suelo y el englobamiento o división de parcelas, entendiendo por áreas consolidadas todos aquellas que cuentan con todos los servicios y tienen más del 75% de sus parcelas construidas. Queremos conservar las identidades de nuestros barrios preservando loa ámbitos vecinales, impidiendo por todos los medios la belgranización manteniendo densidades de ocupación equilibradas. Queremos que las plusvalías generadas por la evolución urbana sean revertidas en mejoras para la ciudad, en vez de ser usurpadas como hasta ahora por la corporación de la industria de la especulación inmobiliaria y los funcionarios cómplices de turno.

5.      Queremos una  ciudad en la que ningún ciudadano deba viajar más de ¾ de hora para ir a su trabajo. Una ciudad dónde las guarderías estén cada 200 a 300m, las escuelas primarias y los preescolares estén a un radio de captación de 500 metros ; las escuelas secundarias a radios de menos de 2000 metros. La capacidad de dichos establecimientos es función de la población a la que sirven. Dentro de los barrios deben completarse estas instalaciones con bibliotecas y salas para espectáculos públicos del vecindario.

6.      Queremos que se erradiquen los estacionamientos de la vía pública dotando a las unidades de vivienda de los respectivos espacios para estacionar y que se generen en las áreas de servicios comerciales espacios a tal fin.

7.      Queremos que se modifiquen los art…..del Código mal llamado de Planeamiento Urbano, hasta tanto no se consiga implementar el PUA con el acuerdo de las agrupaciones vecinales que expresan sus necesidades cotidianamente en distintas manifestaciones y que no han sido convocadas hasta ahora para participar en elaboración alguna.

8.      Queremos barrios sin torres, los aumentos de población producen desequilibrios en: provisión de servicios, carencia de plazas en establecimientos educativos y sanitarios, proliferación de tránsito y personas, aumento concentrado de demandas comerciales, imposibilidad de adaptación a la sobre población, abandono de los espacios públicos por incapacidad de respuesta, aumento del descontrol. Queremos una ciudad donde cada ciudadano tenga un lugar para desarrollar su vida libre y creativamente, donde cada uno tenga un lugar para vivir, trabajar, circular, interactuar, pasear y realizarse como ser humano sin tener que pujar para los espacios requeridos para cumplir con sus necesidades vitales y sociales.

Las fricciones, las presiones por hacerse de un espacio para actuar y ser socialmente, generan frustración al no cristalizarse, la suma de esas frustraciones generan resentimiento; los resentimientos crónicos generan rebeldías y ellas se transforman en reacciones violentas.

Hoy hay legiones de conciudadanos sin lugar, que conviven dentro de los mismos espacios comunes. Son cientos de miles los habitantes expulsados de sus sitios de origen por la pobreza y sometidos a la postergación por la falta de oportunidades en la gran ciudad cada vez más plegada sobre las conveniencias macro empresariales de la globalización.

En un país con 3.200.000 Km2 hay infinidad de ciudades intermedias con aptitud de crecimiento organizado de acuerdo a planes concertados de radicación de empleos y población por etapas.

“Dios puede abrir filiales para atender en el interior”.

Miremos enteros a quienes somos, somos con los frustrados, reconozcamos nuestra totalidad, somos con los postergados, hagámonos cargo del país que debemos poblar y habitar.

Descongestionemos la ciudad que está completa, Buenos Aires está colapsada, no hay más lugar.

Descentralicemos empleos, servicios, vivienda y población.
No queremos seguir apilándonos en cubículos que nos aíslan y nos inmovilizan.
Las calles no soportan más vehículos.
Las veredas no sirven más para caminar.
El aire ya no es respirable.
Los ruidos no nos dejan pensar.
Hay 3.200.000 Km2 disponibles, si es que ya no los hemos vendido.

Por: Marta Dodero Planificadora Urbana y Regional

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s